Todas las joyas que buscas se encuentran en Harrods Joyas 09/03/2022

Audrey Hepburn a menudo solía decir que la vida era una fiesta, y como tal había que vestir para ella, así es que como complemento por excelencia que son, las joyas se han convertido en todo un imprescindible de los looks y da igual que seas un hombre o una mujer.

El problema está cuando tratamos de localizar las opciones que mejor se adaptan a nuestra personalidad, por eso las joyas son un buen reflejo de lo que somos, y os preguntáis ¿a dónde acudir?

Nosotros para dar respuesta a esa incógnita, no hemos encontrado mejor alternativa que Harrods, uno de los centros comerciales más grandes y famosos ubicado en pleno corazón de Londres

  1. Breve historia

Los orígenes de Harrods se remontan al año 1834 cuando Charles Henry Harrod, un comerciante de tés y mayorista de ultramarinos decide establecer una tienda de comida en la acera de enfrente de su casa, en Stepney.

Con el tiempo, el marchante, preocupado por la fuerte epidemia de cólera que estaba azotando la zona, conoció a un mercader que quería librarse de un almacén de ultramarinos en el barrio de Knightsbridge, por lo que en 1849 la tienda fue trasladada a la que por entonces era la semi rural Brompton Road.

A la par que Knightsbridge crecía, Harrods crecía con él, adquiriendo varios edificios antiguos, hasta que un incendio en 1883 los destruyó por completo dando a la familia la oportunidad de reconstruirlo a mayor escala, y convertirlo en uno de los centros comerciales más lujosos y de mayor renombre del mundo.

En la actualidad, Harrods cuenta con más 90.000 m² de superficie de venta repartidas en siete plantas y más de 300 tiendas, y aunque orientada a satisfacer una gran variedad de necesidades que van desde la comida, hogar, prendas de vestir, calzados y souvenirs, más allá de impresionar por su majestuoso edificio que llega abarcar una manzana entera, Harrods destaca en gran medida por sus más diversas y prestigiosas tiendas de joyas.

Su lema Omnia Omnibus Ubique “Todo para todo el mundo en todas partes”.

Joyerías

Los parasoles verdes de Harrods y sus diez puertas de entrada te darán la bienvenida. Da igual la que escojas, pues entres por la que entres te toparás con una planta baja que intercala entre otros, con los departamentos de perfumería y joyería.

En este hall lujoso y refinado, Harrods recibe a sus clientes exhibiendo las mejores joyas del planeta. Aquí encontrarás cientos, que digo… ¡miles! de accesorios de las firmas más caras de la alta joyería de la mano de Monica Vinader, Dolce & Gabbana, Versace, Bee Goddess, Valentino, Alexander Mcqueen, Burberry, Tiffany & Co, Chanel, Salvatore Ferragamo, Givenchy, Michael Kors, Chloé, Bulgari, Cartier, Dior, Boodles, entre otras muchas que se encargarán de darle brillo a los atuendos.

El oro, las perlas, los diamantes, el cuero y los tejidos se encargan de darle vida a las piezas más llamativas tales como anillos, pendientes, pulseras, collares, chokers, ear cuffs, relojes, gemelos, pines, clips de corbatas y demás propuestas gentiles, finas, elegantes, vistosas y más conservadoras, adaptándose a la perfección y al gusto y estilo de cada uno, independientemente de seas hombre o mujer.

Las tonalidades que más destacan entre la enorme variedad de joyas, es obvio, los clásicos, el oro, la plata y el bronce, que, junto al color negro, rosa y rojo y los brillos de los diamantes es inevitable no salir deslumbrado.

Calidad suprema

Seguro que con tan solo la pequeña retahíla de las firmas que les acabamos de mencionar ya os podéis hacer una idea de cuan prestigioso son los numerosos departamentos de joyería y de lo que contienen. Y es que de otra cosa no, pero si de algo estamos seguros es que es aquí, en Harrods, el lugar donde encontrar las joyas más codiciadas y espectaculares que jamás se hayan visto. Ni qué decir que todos los productos son de marcas de gran reputación y excelente reconocimiento, por lo que las calidades de las piezas están totalmente garantizadas.

En cuanto a la horquilla de precios de todas las joyas que dispone este almacén, son muy variadas, pero para que os hagáis una idea oscilan entre los 150 euros, la que menos, hasta los casi 4 millones de euros, aproximadamente.

Las tiendas de alta joyería tales como Harry Winston, Graff, DeBeers, Boodles, Cartier, Bvlgari, entre otras, disponen de piezas únicas que solo podrán encontrar en dichas tiendas, como ocurre con los pendientes de esmeraldas de la joyería Graff, de modo que, si se encaprichan con ellos, ya saben dónde tienen que acudir.

En 2016, el departamento británico de lujo Harrods, que pertenece a Qatar Holdings, inauguraba una nueva zona de joyería rehabilitada con más de 240m², ofreciendo al cliente la posibilidad de hacer compras en un ámbito más privado con una visión mucho más personalizada.

El arquitecto irlandés David Collins fue el encargado de conceptualizar y ejecutar el proyecto de la zona, para la cual ha usado la paleta del color soft onyx, inspirada en los vidrios vintage, con paneles de bronce pulido y toques antiguos. Sobresale la iluminación, muy importante, que simula la luz del día haciendo que cada joya brille por sí sola.

Conoce al joyero

Si hasta el momento los nombres de las casas joyeras nos ha dado ya una mínima idea de la exclusividad, la vistosidad, y lo prestigioso que pueden llegar a ser estos accesorios, nunca estará de más que conozcas a los grandes joyeros que se esconden tras dichas marcas¡sí!, ¡sí!, ¡cómo lo véis!

Un buen ejemplo de ello, es la actual diseñadora y directora creativa de Dior, Victoire de Castellane, quien ha sabido lucirse en el mundo de la joyería al encontrar su fuente de inspiración en la naturaleza, la magia y los cuentos de hadas para después aplicarlas en las joyas, y quién mejor que ella para asesorarte de lo especial de su línea.

Así es que, sin más, y para todos aquellos que viajen a Londres, interesados en la moda, pero especialmente en las joyas más selectas y de calidad, Harrods deberá aparecer en la lista de lugares obligatorios.

Luego de visitar dicho lugar seguro que no os hace falta ni preguntaros el porqué en Harrods se encuentran las mejores joyas del mundo.